Medicina: intolerancia a la lactosa o quizás una mala digestión

Medicina: intolerancia a la lactosa o quizás una mala digestión Posted on 25 abril, 2019

Posiblemente te ha pasado que al ingerir determinados alimentos tu digestión no te hace sentir de la mejor manera, por el contrario sientes que no fue buena idea su ingestión así que decides excluirlos de tu dieta o indagar lo que está pasando.

En la actualidad se encuentra muy de moda el tema de la lactosa y su capacidad para ser digerida a determinada edad o por razones especiales en algunas personas, a lo que diversos grupos y organismos a nivel mundial se han manifestado sugiriendo que la ingesta de dichos alimentos no debe ser suspendida, sino que se debe consumirlos de una forma adecuada, de otra manera se estaría restando nutrientes necesarios al organismo.  

Consumir lactosa en cantidades pequeñas, podría hacer que los intolerantes a ella la consuman sin que los terribles síntomas se hagan presentes y en el transcurso del día cuando se lleve a cabo la alimentación.  

Algunos consejos de gran beneficio

Organizaciones como la Organización Mundial de Gastroenterología, sostiene que los alimentos que llevan lactosa son recomendables para una excelente digestión y salud en general.

Pero, ¿es mala digestión o quizás soy intolerante a la lactosa?

A muchos se nos han presentado diversos síntomas que incluso nos han hecho ir a urgencias debido al malestar que nos provocan luego de consumir ciertos alimentos, incluso cuando los alimentos son los que siempre se habían ingerido.

Algunos alimentos que posiblemente tienen la misma composición,  no surten los mismos efectos en el organismo. Es por ello que tomarse un vaso con leche puede ser fatal, y comer una pizza con mucho queso, no.

Generalmente a las personas con problemas digestivos se le suelen aplicar diversos exámenes para descartar las razones de su dolencia.  Uno de ellos es el test de hidrógeno, que es un test no invasivo, con el que a partir del aire exhalado se puede determinar la cantidad de hidrógeno formado por la flora intestinal luego de haber ingerido algún tipo de azúcar (lactosa, glucosa, xilosa, etc), con lo que se puede medir el grado de tolerancia a dichas sustancias.

Entonces surge el atemorizante diagnóstico donde se sugiere evitar en consumo de lácteos sin ninguna explicación satisfactoria, o al menos que no empeore la incertidumbre de saber qué está pasando.   

Afortunadamente, esos tiempos de desconocimiento sobre el tema, han cambiado, por lo que en la actualidad se dispone de gran variedad de información y portales médicos en donde se puede acceder y calmar nuestras preocupaciones de salud mientras acudimos a un especialista.  

Médicos y la intolerancia a la lactosa

A través de diversas pruebas, un médico podría diagnosticar que padeces de intolerancia a la lactosa, uno de ellos es el test de hidrógeno en el aliento, la prueba de intolerancia a la lactosa que mide la reacción del cuerpo ante niveles altos de lactosa y en los bebés se realiza una prueba de acidez en las heces. Resultando positivo el examen, el médico realizará una serie indicaciones como por ejemplo:

  • Consumir bajas cantidades de leche u otros lácteos
  • En las comidas diarias incluir pequeñas cantidades de lácteos.
  • Los alimentos como helados o leche deben ser de bajo contenido lácteo.  
  • La leche entera sólo puede ser consumida cuando se le ha aplicado polvo para descomponer la lactosa.

Con estas sencillas indicaciones, posiblemente te sentirás mejor y tu digestión se realizará de la manera adecuada sin sacrificar tu correcta alimentación.